Implantes Dentales en Tijuana

all on 4 Mexico

Agendar Cita





    Un implante dental es una pieza artificial con la forma de un pequeño tornillo, que está diseñada para actuar como una raíz dental. Los implantes dentales se fijan de forma permanente en el hueso de la mandíbula, con el objetivo de brindar soporte a diferentes tipos de restauraciones dentales (coronas, puentes o dentaduras especiales), que reemplazan los dientes perdidos.

    Los implantes dentales se integran al hueso de la mandíbula, lo que significa que el tejido de las encías crece alrededor del diente de reemplazo, al igual que ocurriría con tus dientes naturales.

    Tipos de Implantes Dentales

    Existen diferentes tipos de implantes que se adaptan a tu grado de pérdida dental:

    • Un implante con corona si solo falta un diente.
    • Un puente dental si son dos o más.
    • Una dentadura fija si has perdido la mayoría o todos tus dientes (como las prótesis All-On-4 o All-On-6).

     

    Independientemente del tipo de implante que elijas, el resultado final será el mismo: dientes fuertes, funcionales y hermosos que se verán y sentirán como naturales.

    Antes y Después

    Preguntas Frecuentes

    ¿Cómo saber si se es candidato para un implante dental individual?

    Para saber con exactitud si este procedimiento es para usted, lo ideal es acudir con un especialista. Pero en general, las consideraciones previas son:

    • Dientes saludables: Sí, incluso en ausencia de algunos dientes, siempre y cuando las encías y los demás dientes se encuentren en buen estado.
    • Suficiente densidad ósea: Para lograr un soporte óptimo de los dientes de reemplazo, es fundamental contar con una cantidad adecuada de hueso de soporte en la mandíbula.
    • Buenos hábitos de higiene: Los implantes dentales pueden perdurar a lo largo de toda la vida si se mantienen hábitos de higiene bucal adecuados.
    • Abstenerse de fumar: Fumar representa la mayor amenaza para los implantes dentales, ya que su consumo no solo retarda la cicatrización, sino que también afecta negativamente el proceso de curación.

    ¿Qué pasa si no se es candidato para un implante dental?

    Los pacientes que hayan sufrido una pérdida significativa de volumen óseo, ya sea por la ausencia de dientes durante un tiempo prolongado o por alguna enfermedad, pueden someterse a un injerto óseo previo a la realización de una cirugía de implante.

    ¿Cuánto tardan en sanar los implantes dentales?

    Los implantes dentales pueden tardar tres meses o más para integrarse de forma completa a la mandíbula.

    El hueso alrededor del implante necesita tiempo para sanar y mantenerlo en su lugar. Si el paciente, por ejemplo, requiere un injerto óseo de forma previa, entonces el proceso de recuperación (y como consecuencia la colocación de piezas como coronas o puentes) pudiera extenderse.

    ¿Qué tipo de limpieza requieren los implantes dentales?

    Los implantes dentales deben ser tratados como dientes naturales, por lo que cepillarlos y utilizar hilo dental deben ser parte de tu rutina diaria. De igual forma, es recomendable realizar visitas al dentista de forma periódica para evitar problemas dentales y mantener una salud óptima en dientes y encías.

    ¿Cuál es el proceso de obtener implantes dentales?

    Es muy importante considerar que el proceso de colocación de implantes dentales depende de las características de cada paciente, por lo que el tiempo de cada etapa es diferente. En general, las fases previas y posteriores a la implantación son:

    Examen completo de la boca del paciente

    La primera etapa previa a la colocación de implantes dentales consiste en un examen completo del estado de salud del paciente. Para esto, el dentista valorará el historial médico del paciente mediante revisión física, radiografías y en algunos casos se solicita una tomografía axial computarizada (TAC) en 3D para conocer la anatomía ósea y la cantidad de hueso que el paciente tiene.

    En esta etapa se determina el tipo de implante, la anestesia necesaria y los procesos que se requieran previos a la implantación, como en el caso de pacientes que necesiten injertos de hueso.

    Preparación

    La segunda etapa del proceso consiste en la preparación del paciente. Para esto, el especialista puede requerir una limpieza dental profunda y la rehabilitación de otras piezas para reducir la cantidad de bacterias en la boca. De lo contrario, se corre el riesgo de rechazo de los implantes, de infecciones o molestias durante el tiempo de recuperación.

    En caso de que el diente dañado todavía esté presente, se debe extraer antes de la colocación del implante, pero esto no es lo común ya que los implantes suelen ser una solución para casos de piezas faltantes.

    Para el día de la implantación, se recomienda al paciente acudir relajado, con ropa cómoda y no estar en ayunas para no pasar hambre durante la intervención y el tiempo en que pasa la anestesia.

    Solo en algunos casos se recomienda al paciente tomar antibióticos, pero en general se debe informar al especialista sobre los medicamentos que el paciente consume, ya que algunos (como la aspirina) puede interferir con la cicatrización.

    Implantación

    Durante la colocación quirúrgica del implante se sigue este proceso:

    • Se aplica anestesia local al paciente para que no sienta dolor ni molestias durante la intervención.
    • El cirujano realiza una incisión en la encía donde falta el diente para exponer el hueso donde se colocará el implante.
    • El cirujano trabajará sobre el hueso para formar el espacio para el pilar del implante y lo colocará de forma que actúe como el diente natural y se osteointegre durante el proceso de curación.
    • Al finalizar la intervención, el cirujano colocará un diente provisional o prótesis temporal para proporcionar estética, protección y funcionalidad mientras cicatriza el implante.
    • Después de la implantación, el paciente debe pasar un tiempo de cicatrización en el que el hueso circundante se fusiona con el implante en el proceso de osteointegración.

    Retiro de suturas

    Alrededor de siete días después de la implantación, el paciente debe regresar a la clínica para que el especialista revise el avance y retire la sutura.

    Cicatrización

    El tiempo de cicatrización después de la implantación es de aproximadamente tres meses, hasta que la encía que rodea a la pieza madure lo suficiente. En este periodo, alrededor de los dos meses después de la intervención se puede comenzar a tomar medidas para fabricar la corona definitiva y realizar las pruebas intermedias antes de su colocación.

    Cuando la herida haya cicatrizado, el especialista colocará el tornillo de titanio en el hueso, dejando visible una chapa metálica a ras de la encía que se cubrirá con la corona provisional y después con la definitiva.

    Colocación definitiva de los dientes

    Una vez que el implante se haya osteointegrado se puede colocar la corona definitiva, con lo que termina el proceso de implantación. El paciente debe acudir a revisiones periódicas para revisar la evolución del implante, realizar limpiezas y garantizar el éxito del implante.

    ¿Cuáles son los beneficios de un implante dental?

    Los beneficios de los implantes dentales son:

    Funcionalidad restaurada

    Los implantes dentales funcionan de forma similar a los dientes naturales: permiten hablar y masticar normalmente, sin tener que retirar prótesis o puentes, lo que devuelve la funcionalidad al paciente que ha perdido una o más piezas dentales.

    Mejora en la comunicación

    Las personas que sufren la pérdida de varios dientes suelen tener dificultades para hablar correctamente al no poder apoyar la lengua correctamente para pronunciar las letras. Por otro lado, los pacientes que usan prótesis removibles sufren deslizamientos de la prótesis en su boca, provocando que murmuren o arrastren las palabras. Los implantes dentales permiten recuperar la función del habla y la confianza para expresarse sin preocupación.

    Evitar el mal aliento

    La higiene inadecuada y la falta de uso de un adhesivo para prótesis removibles pueden provocar que se forme placa bacteriana alrededor de la prótesis, creando un olor desagradable. Además, portar la prótesis todo el tiempo también provoca el desarrollo de bacterias causantes del mal aliento.

    Sonrisa saludable

    Los implantes tienen la apariencia de dientes naturales por lo que permiten restaurar la apariencia de la sonrisa, devolviendo al paciente la confianza y seguridad al hablar.

    Preservación del hueso

    Al perder piezas dentales, el hueso de la mandíbula se reabsorbe. Esto provoca que los labios y mejillas se hundan, que cambie la apariencia del rostro y que se dificulte la masticación. Los implantes dentales estimulan al hueso y lo ayudan a mantener su densidad y volumen, evitando la pérdida de hueso y manteniendo la estructura del rostro. 

    Confort y vida útil prolongada

    Los implantes dentales son una solución de larga duración para la pérdida de dientes. Si el paciente mantiene los cuidados adecuados, pueden durar toda su vida. Además, a diferencia de las prótesis removibles, los implantes son fijos y no deben retirarse para su limpieza, lo que da confort y seguridad al comer.

    Mejora general de la salud bucodental

    Si bien la colocación de implantes dentales no requiere modificar otros dientes, sí ayuda a preservar la salud bucodental general. Esto se debe a que el paciente debe restaurar las piezas dentales dañadas antes de la implantación y mantener buenos hábitos de higiene, además de visitar con más frecuencia al dentista.

    ¿Qué sigue después de ponerse un implante dental?

    Después de la implantación, es muy importante mantener buenos hábitos de higiene para evitar posibles complicaciones. Esto incluye el cepillado dental regular y correcto, el uso de hilo dental y las visitas periódicas al dentista para limpiezas y exámenes dentales. También se pueden recomendar ciertos productos de cuidado bucal específicos y abandonar el hábito de fumar.

    Inmediatamente después de la intervención se recomienda reposar mientras pasa el efecto de la anestesia. El especialista le brinda al paciente la medicación para evitar infecciones y el dolor. La mayoría de los pacientes vuelve al trabajo el día después de la intervención y siguiendo las recomendaciones del cirujano.

    ¿Existen riesgos al usar un implante dental?

    En general, los implantes dentales son una alternativa segura para los pacientes con pérdida de piezas dentales. Sin embargo, al igual que otros tratamientos, conlleva algunos riesgos potenciales, los más comunes son:

    • Infección. La mayoría de las infecciones son causadas por las bacterias que se introducen debajo de la encía al extraer un diente infectado. En otros casos, la infección proviene de un postoperatorio inadecuado, en el que el paciente no tome su antibiótico o no siga las recomendaciones de higiene.
    • Daño a los vasos sanguíneos y nervio. Durante la perforación del hueso para colocar el implante se puede dañar a los vasos sanguíneos o el nervio que pasa por la mandíbula.
    • Durante el tratamiento con implantes en el maxilar superior se puede perforar los senos paranasales, provocando inflamación e infección en esa área.

    Afortunadamente, los riesgos de perforación o daño a vasos sanguíneos, nervio y senos paranasales son poco frecuentes y pueden evitarse al acudir con un especialista con experiencia en la colocación de implantes. Además, las tomografías y los rayos X permiten que el especialista tenga una mejor perspectiva de la anatomía interna del paciente para no causar daños durante el procedimiento.

    ¿Por qué atenderse con The Dental District?

    The Dental District es una clínica en Tijuana, Baja California con una ubicación estratégica a tan solo unos minutos de la frontera con Estados Unidos. Contamos con un equipo de especialistas altamente calificados y con experiencia en implantes dentales para garantizar un tratamiento exitoso.

    Además, contamos con staff bilingüe, instalaciones de primer nivel, servicio de transporte desde la frontera y lo mejor: precios competitivos y más bajos que en Estados Unidos.

    ¿Cuánto durarán los implantes dentales?

    Los implantes dentales se fabrican con titanio, uno de los metales más resistentes y que se osteointegra con el hueso del maxilar. Por ello, el implante en sí mismo es permanente y durará toda la vida del paciente.

    Por su parte, la corona tiene una vida útil menor. Dependiendo del material, la corona puede durar hasta 20 años ya que se encontrará sometida al desgaste natural de la masticación. Para prolongar su vida útil se recomienda mantener una buena higiene dental para evitar que las bacterias se acumulen en la superficie del implante que provoque que se pierda la sujeción al hueso y se afloje.

    A largo plazo se recomienda:

    • Cepillarse los dientes tres veces al día o después de cada comida
    • Usar pasta dental con flúor
    • Pasar el hilo dental al menos una vez al día por debajo de la corona
    • Visitar al dentista cada seis meses para revisión y limpieza
    • No morder objetos duros ni alimentos pegajosos que dañen la corona
    • Evitar o reducir el consumo de tabaco

    ¿Existen restricciones en cuanto a alimentos o actividades después de colocarse los implantes dentales?

    Inmediatamente después de la implantación se recomienda al paciente evitar alimentos duros durante los primeros días para no interferir con la cicatrización. Usualmente se sugiere una dieta blanda que incluya caldos, sopas, yogur, huevos revueltos, pastas suaves, purés, pollo cocido y verduras finamente picadas.

    Después de la sutura, los pacientes suelen volver a su dieta habitual. Si bien los implantes tienen la misma función de los dientes, se recomienda evitar alimentos muy duros, como manzanas enteras para no dañar la corona. Asimismo, se recomienda no morder objetos duros como los tapones de las plumas.

    ¿Los implantes dentales pueden estar cubiertos por un seguro?

    La mayoría de los seguros dentales no cubren los tratamientos con implantes dentales. Sin embargo, algunas intervenciones necesarias sí pueden estar cubiertas total o parcialmente, como las obturaciones, resinas, extracciones, empastes, entre otros.

    ¿Existen alternativas de tratamiento a los implantes dentales?

    Sí. Los pacientes que no son candidatos a los implantes dentales por no tener la densidad ósea adecuada, o que no tienen los recursos económicos pueden acceder a las siguientes alternativas:

    Prótesis removibles

    Los puentes dentales son un tipo de prótesis que se usan para sustituir uno o más dientes faltantes. El principal requisito para una prótesis removible es que tener dientes saludables a ambos lados del espacio faltante.

    Estas prótesis constan de un pilar que se suspende en el espacio y se sujeta a los dientes adyacentes y una corona o póntico que es la que reemplaza el diente faltante. Los pros y contras de las prótesis removibles son:

    A favor…

    ✅ Buena estética.

    ✅Larga vida útil si son adecuadamente cuidados.

    ✅ Opción asequible.

    ✅ Procedimiento poco invasivo.

    ✅ Se pueden ajustar y cambiar en caso de cambios en la boca del paciente.

    En contra…

    ❌ Los puentes suelen fabricarse con acero inoxidable o porcelana fundida con metal, lo que puede provocar cambio de color en la encía.

    ❌ Las prótesis removibles desgastan a los dientes adyacentes y a largo plazo pueden debilitarlos.

    ❌ No ayudan a prevenir la pérdida de hueso del maxilar.

    Prótesis fijas
    Las prótesis fijas son una alternativa a los implantes dentales y a las removibles cuando hay dientes naturales que sirven como soporte para la prótesis. Suelen recomendarse para reemplazar una sola pieza, especialmente en dientes donde no se ejerce mucha fuerza de masticación, como los incisivos laterales.

    ¿Qué diferencias existen entre los diversos tipos de implantes dentales ofrecidos en México?

    Existen dos formas de clasificar a los implantes dentales: con base en el mecanismo de colocación y por los materiales de fabricación. Por su colocación se clasifican en:

    Implantes endo-óseos

    También conocidos como osteointegrados, son el tipo de implantes más utilizado. Se colocan quirúrgicamente en el hueso de la mandíbula o del maxilar, donde se osteointegran para cumplir con las mismas funciones de la raíz del diente natural. Estos implantes pueden ser cilíndricos o tener un tornillo roscado, que es el más utilizado actualmente y permiten colocar coronas removibles.

    El implante con forma de tornillo es el más utilizado. Se elabora con titanio, un metal biocompatible, que se osteointegra en un periodo corto y tiene una vida útil muy larga. Además, puede usarse para sostener uno o varios dientes, con resultados efectivos y comodidad para el paciente.

    Implantes cilíndricos

    Son implantes que se integran lentamente al hueso ya que se realizan pequeñas perforaciones para la osteointegración al interior. Por ello, actualmente es una técnica poco utilizada.

    Implantes dentales laminados

    Son implantes en los que se reemplaza un incisivo central del maxilar superior cuando el hueso es muy ancho y profundo. Sin embargo, su uso no se recomienda en caso de una gran pérdida ósea.

    Implantes subperiósticos o yuxtaóseos

    Son implantes formados por un marco de metal que se coloca en el hueso por debajo del tejido de la encía. Tienen la forma de la orilla del hueso para que se fijen correctamente y se recomiendan en casos de poca altura ósea. Sin embargo, su uso es poco recomendado porque la recuperación del paciente es más lenta y los riesgos de complicaciones son mayores.

    Los tipos de implantes según el material de fabricación son:

    Zirconio

    Los implantes de zirconio son de larga duración ya que este metal es resistente, se osteointegra y se mantienen intactos a lo largo del tiempo. Además, tienen bajas probabilidades de que se produzcan infecciones por la acumulación de bacterias en la línea sub-gingival.

    Esta alternativa es recomendada en pacientes con alergia al titanio o que buscan una estética superior, ya que el zirconio tiene un color blanco brillante similar al de los dientes originales.

    Titanio

    El titanio es el material más utilizado en los implantes dentales. Es un metal de color similar al acero, es ligero, moldeable, de alta dureza y biocompatible, por lo que el riesgo de rechazo del organismo es muy bajo.